ULTIMAS NOTICIAS

La inflación la pagan los pobres

 

El presidente Joe Biden, anunció una serie de medidas para frenar la inflación en la economía americana.  Antes de la guerra de Ucrania, los economistas decían que no había un estado financiero inflacionario en la economía americana, sino los efectos de los subsidios a empresas y familias y del cambio brusco del comportamiento de los consumidores en el periodo de la pandemia.  Ahora, los economistas dicen otra cosa.

¿Estaban equivocados? No.

Lo que pasó fue, que las cosas cambiaron en menos de tres meses.  Estados Unidos ha enviado decenas de miles de millones de dólares a Ucrania como si salieran de un arca mágica en la que mientras más se saca, más se produce.  Ninguno de los dos partidos que se reparten el pastel de la ley y la política en Washington, cuestiona este despilfarro porque el poderoso aparato de propaganda del Pentágono y la Casa Blanca le han hecho creer a los norteamericanos que su santo patrón es Ares, el dios griego de la guerra. Tampoco se oponen porque en ambas parcelas, detrás de las bambalinas, se mueven muchos intereses económicos que sostienen muchas candidaturas y que están ligados al presupuesto militar.

Las sanciones contra Rusia están generando aumentos en el costo de los combustibles, lo cual reduce la cantidad de galones de gasolina que un conductor puede poner en su vehículo con determinada cantidad de dólares.

El presidente Joe Biden, ha intentado evitar el alza mediante la autorización de la extracción de petróleo de la reserva de Texas.  Pero lamentablemente, con una bandita no se cubre una herida de más de 20 puntadas.  Para lograr que Europa no utilice petróleo ruso, Estados Unidos tendrá que buscar un aumento en la producción de ese hidrocarburo desde todas sus fuentes de abastecimiento que existen, incluyendo la de su enemigo favorito, Venezuela.

Los Emiratos Árabes ya advirtieron que, por el momento, no están en capacidad de suplir esa demanda. 

El tiempo juega un papel predominante en una esfera que rueda hacia abajo.

Las medidas anunciadas por el presidente no tendrán ningún efecto si se continúa con la guerra económica contra Rusia y China.

En este ajedrez de geopolítica, los mayores perjudicados serán como siempre, los sectores más vulnerables de la sociedad americana y europea. Tragarán también la bebida amarga, los países del tercer mundo cuyas economías están atadas al dólar como la iglesia a la cruz.

Si bien la administración de Donald Trump se caracterizó por la abundante gama de errores e improvisaciones propias de la ignorancia, la de Biden se está distinguiendo por su carácter de marioneta de los poderosos intereses corporativos, incluyendo el más temible, el de la industria de la guerra.

Estados Unidos está viviendo una crisis inflacionaria producto de las ambiciones de poder transoceánico de los halcones de la política y el mundo corporativo americanos, que siempre han escogido dar golpes bajos a su competencia y apoderarse de lo ajeno poniéndole la pistola en la sien de los más débiles.

Pero que nadie se asuste, la economía norteamericana no sucumbirá a la inflación, las consecuencias de esta la pagan solo los pobres, las corporaciones nunca pierden.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Al Día con El Vocero Hispano: Baby Formula

Edith Reyes talks with Abigail Bishop of the Kent County Health Department about the baby formula shortage/ Edith Reyes entrevista a Abigail Bishop, Del Departamento de Salud del condado de Kent sobre el problem de la escasez de fórmulas para bebés.

FOTO NOTICIAS