ULTIMAS NOTICIAS

SAN LUIS, Missouri, EE.UU. (AP) — Un niño de 10 años mató a su hermano de 12 mientras ambos jugaban con una pistola que encontraron en el interior de una casa de San Luis, informó la policía.

El incidente ocurrió el martes por la noche en un vecindario del norte de la ciudad del estado de Missouri, informó la televisora KMOV. La policía dijo que en la casa estaba uno de los padres, quien se estaba cortando el pelo cuando el niño mayor recibió el disparo en la cara.

La policía informó el miércoles que una mujer fue arrestada bajo posibles cargos de poner en riesgo a menores, informó el diario St. Louis Post-Dispatch.

La muerte se suma a varios hechos similares en San Luis, de niños con armas. Apenas el viernes pasado, dos primos jóvenes que estaban usando Instagram para transmitir en vivo desde un apartamento murieron cuando uno de los niños le disparó fatalmente al otro antes de suicidarse, en lo que la familia dijo que fue un accidente.

En febrero, una niña de 12 años resultó herida de un disparo accidental autoinfligido.

El mayor de la Policía Metropolitana de San Luis, Ryan Cousins, exhortó a los residentes a poner armas bajo llave. “Entendemos que las personas posean armas, pero para proteger a estos niños debemos asegurarnos de que estas armas estén bajo resguardo”, afirmó.

De acuerdo con Everytown for Gun Safety, un grupo que promueve el control de armas, en 2020, los disparos no intencionales de niños menores de 18 años en Estados Unidos dejaron 142 muertos y 242 heridos. En 2021, el número de fallecimientos aumentó a 154 y el de heridos a 244.

Según los datos del grupo y las muertes por armas de fuego más recientes de San Luis que involucran a niños, al menos 20 personas han muerto y más de 30 han resultado heridas por disparo de arma en lo que va del año

WASHINGTON (AP) — La inflación en Estados Unidos en el año pasado aumentó en 7,9%, su alza más pronunciada desde 1982 y probablemente augurio de un aumento de precios incluso mayor en los próximos meses.

La cifra reportada el jueves por el Departamento del Trabajo abarca los 12 meses concluidos en febrero y no incluye los efectos de los aumentos de los precios del gas y petróleo a raíz de la invasión rusa de Ucrania. Desde entonces, los precios de la gasolina en Estados Unidos han aumentado en promedio unos 62 centavos por galón 4,32 dólares, según AAA.

Aun antes de la guerra la inflación estaba en alturas no vistas en 40 años debido al alto gasto consumidor, aumentos salariales y trancas en las cadenas de suministro. Además de eso los precios de las viviendas, que abarcan una tercera parte del índice de precios del gobierno, han aumentado pronunciadamente, una tendencia que previsiblemente seguirá en los próximos meses.

El reporte difundido el jueves mostró también que la inflación aumentó 0,8% de enero a febrero, un alza comparado con el 0,6% registrado de diciembre a enero.

Para la mayoría de las personas, la inflación sube a un paso más acelerado que los aumentos salariales recibidos el año pasado, lo que les dificulta pagar por necesidades como alimentos, gas y alquiler.

Como consecuencia, la inflación se ha vuelto la principal amenaza política para el presidente Joe Biden y los demócratas en el Congreso de cara a las elecciones de noviembre. Los dueños de negocios pequeños dicen en sondeos que es también su mayor preocupación.

Tratando de frenar la inflación, la Reserva Federal se apresta a elevar las tasas de interés varias veces este año, comenzando con un alza moderada la semana próxima. La Fed enfrenta un reto difícil: Si las sube demasiado agresivamente este año, pudiera debilitar el crecimiento económico y desatar una recesión.

Los precios de los combustibles, que se dispararon tras la invasión de Rusia a Ucrania, subieron de nuevo esta semana luego que Biden dijo que Estados Unidos prohibiría las importaciones de crudo ruso. Los precios bajaron el miércoles tras reportes de que los Emiratos Árabes Unidos van a llamar a otros miembros de la OPEP a aumentar su producción.

El crudo estadounidense estaba abajo 12%, a 108,70 dólares por barril, aunque aún por encima de los 90 dólares por barril de antes de la invasión.

WASHINGTON (AP) — La agotada Patrulla Fronteriza de Estados Unidos está recibiendo más atención del gobierno de Joe Biden después de tensas reuniones entre responsables y trabajadores de primera línea, mientras la agencia lidia con uno de los mayores picos de inmigración en décadas registrado en la frontera con México.

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, que supervisa la Patrulla Fronteriza, ha presentado una lista de 19 formas de mejorar las condiciones de trabajo tras encontrar fríos recibimientos de los agentes, indicó Chris Magnus, el nuevo comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus iniciales en inglés).

Mayorkas también publicó un documento prometiendo que se aumentarían los procesos contra personas acusadas de agredir al personal del CBP durante su trabajo, un problema planteado en una reunión reciente en Laredo, Texas, y otros lugares, dijo Magnus el martes.

“Es algo que los agentes sobre el terreno quieren oír, porque las agresiones están subiendo”, dijo Magnus a The Associated Press. “No vemos sólo a personas que huyen a Estados Unidos para huir de situaciones. Vemos contrabandistas, miembros de cárteles y organizaciones de drogas que se dedican activamente a hacer daño”.

Los esfuerzos por abordar las condiciones de trabajo de los agentes coinciden con las críticas a Biden desde todo el espectro político por la inmigración. El presidente ha intentado revocar muchas medidas duras de su predecesor, pero se ha visto presionado por la situación en la frontera, que podría complicar las cosas a los demócratas en las elecciones de media legislatura.

La CBP identificó el año pasado migrantes de todo el mundo en unos 1,7 millones de encuentros en la frontera entre México y Estados Unidos. La cifra total, una de las más altas en décadas, se ve inflada por las detenciones reiteradas de personas que fueron devueltas sin oportunidad de pedir asilo, dentro de una orden de salud pública emitida al principio de la pandemia.

Activistas defensores de la inmigración han criticado al gobierno por no revocar esa orden, conocida como Título 42, mientras que los críticos, incluidos muchos agentes de fronteras, dicen que la política de Biden de permitir que niños y familias se queden en el país y pidan asilo ha fomentado la inmigración irregular.

Magnus dijo que los agentes y el gobierno simplemente tratan de gestionar una situación complicada.

“Vemos personas que se encuentran condiciones políticas y violencia, condiciones inseguras para vivir y trabajar, a niveles sin precedentes”, dijo el exjefe de policía de Tucson, Arizona, en una entrevista, la primera que concedió desde asumir el cargo el viernes. “Hemos visto, por ejemplo, sismos u otros fenómenos medioambientales. Hemos visto niveles de pobreza sin precedentes. En muchos aspectos, todas estas cosas empujan de nuevo a un alto número de migrantes a este país”.

El gobierno ha intentado abordar las causas de la migración, por ejemplo aumentando las ayudas a Centroamérica y reanudando un programa de visas cancelado durante el mandato del expresidente Donald Trump. Ha pedido ayuda a otros países, como México, para que hagan más para detener o recibir inmigrantes.

El número de llegadas ha subido y el gobierno ha decidido permitir que más familias se queden y pidan asilo, en un proceso que puede tomar años. Eso ha frustrado a algunos agentes de fronteras que se pasan sus turnos procesando y trasladando a personas, en lugar de trabajando sobre el terreno.

Esa frustración quedó al descubierto el mes pasado en Laredo, cuando varios agentes se reunieron con Mayorkas y el jefe de la Patrulla Fronteriza Raul Ortiz, que admitió que la moral estaba en un “mínimo histórico”, según un video filtrado por el Washington Examiner. Un agente se quejó de que no “hacía nada” salvo liberar gente en Estados Unidos, refiriéndose a la práctica de permitir que los migrantes esperen en libertad mientras sus casos se dirimen en cortes de inmigración.

En otra reunión en Yuma, Arizona, Mayorkas dijo a los agentes que comprendía que detener a familias y niños “no es para lo que se inscribieron” y que sus trabajos se estaban haciendo más complejos ante un pico de llegadas de cubanos, nicaragüenses y venezolanos, según un video compartido por el sitio web conservador Townhall. Uno de los agentes dio la espalda al secretario.

Magnus ha oído quejas similares en reuniones. “Creo que ha sido difícil para muchos de ellos, que pasaron la mayor parte de sus carreras, o esperaban que sus carreras fueran en gran parte trabajando sobre el terreno, en la frontera”.

El comisario declinó concretar los 19 aspectos en los que Mayorkas “quiere ver mejoras” porque no se han hecho públicos. Pero otro funcionario, que habló bajo condición de anonimato para comentar un documento interno, dijo que incluían ampliar las tareas de una nueva categoría de empleado civil y añadir funciones como el traslado de migrantes a centros médicos para que los agentes puedan retomar sus otras tareas.

Otro punto pide decisiones más rápidas sobre los casos de asilo en la frontera. Los agentes han expresado su frustración porque los solicitantes de asilo se ven liberados en Estados Unidos, a menudo durante años, mientras sus solicitudes avanzan en un sistema saturado con unos 1,6 millones de casos acumulados.

Magnus dijo que confiaba en ampliar los servicios de salud mental para los agentes y ofrecerles más recursos para ayudarles a ellos y a sus familias a lidiar con un trabajo estresante que requiere mudarse a menudo.

“Nunca hay una solución sencilla para subir la moral en cualquier organización, pero desde luego veo las muy difíciles condiciones en las que han estado trabajando los hombres y mujeres de la Patrulla Fronteriza y de la CBP en general”, dijo.

LOS ÁNGELES (AP) — Una jueza de tribunal de apelaciones que es hija de inmigrantes mexicanos fue nominada el martes por el gobernador Gavin Newsom como la primera latina en servir en la Corte Suprema de California.

La magistrada Patricia Guerrero, de 50 años de edad, creció en la región agrícola del Valle Imperial y ha trabajado como fiscal federal, socia de un bufete de abogados, jueza del tribunal superior y ahora forma parte del Tribunal de Apelaciones del 4to Distrito.

“Su extraordinaria trayectoria y nominación para fungir como la primera jueza latina en el máximo tribunal de nuestro estado es una inspiración para todos nosotros y un testimonio de la promesa del Sueño de California de oportunidades para que todos prosperen, sin importar su origen o código postal”, señaló Newsom en un comunicado.

De confirmarse su nominación, Guerrero ocuparía la vacante que se abrió en octubre cuando el juez asociado Mariano-Florentino Cuéllar dejó el cargo para convertirse en presidente de Fondo Carnegie para la Paz Internacional. Cuéllar fue nominado a la corte por el exgobernador Jerry Brown.

La corte de siete miembros actualmente está conformada por cuatro magistrados nominados por demócratas y dos que fueron propuestos por republicanos. Otra nominada por Brown, la jueza Leondra Kruger, está siendo considerada por el presidente Joe Biden pera reemplazar al juez Stephen Breyer en la Corte Suprema de la nación luego de que éste se jubile.

La nominación fue celebrada por grupos de activistas que presionaron a Newsom para que designara a una persona latina después de que Cuéllar anunció que dejaría la corte en septiembre. Guerrero surgió en ese momento como una posible candidata para ocupar la vacante.

La diversidad en el tribunal ha sido una prioridad para Newsom. En 2020, nominó al primer juez abiertamente gay, Martin Jenkins, quien es la tercera persona de raza negra en servir en la corte.

Guerrero dijo en un comunicado que se sentía “sumamente honrada” de ser seleccionada y que, en caso de ser confirmada, “tendría un impacto positivo en las vidas de los californianos de todo el estado”.

“No llegué aquí sola”, comentó Guerrero en un video. “Me apoyo en los hombros de mis padres y mis abuelos, que vinieron a este país en busca de mejores oportunidades para sus hijos. Creo que es importante que la gente vea que... pueden alcanzar los sueños que quieran con oportunidades y trabajo duro”.

WOODSTOCK, Georgia, EE.UU. (AP) — Varias universidades históricamente afroamericanas en Estados Unidos recibieron amenazas y algunas cerraron temporalmente sus campus.

Las amenazas fueron recibidas por al menos seis universidades, ubicadas en cinco estados y en el Distrito de Columbia.

Las autoridades indicaron que algunas amenazas fueron dirigidas a edificios universitarios.

El FBI “está al tanto de amenazas recibidas por universidades históricamente afroamericanas del país”, expresó esa agencia en un comunicado facilitado por Jenna Sellitto, vocera de esa entidad en Atlanta.

“El FBI se toma en serio toda posible amenaza, y regularmente trabajamos con las demás agencias del orden para evaluar la credibilidad”, añadió.

En Georgia, la Albany State University advirtió a su facultad y estudiantado que “una amenaza de bomba ha sido realizada a los edificios académicos”.

Las autoridades de la Southern University y del A&M College en Baton Rouge, Luisiana, le pidieron a los estudiantes permanecer en sus dormitorios hasta nuevo aviso.

En la Bowie State University de Maryland, las autoridades pidieron a todos mantenerse encerrados hasta que haya más información. Perros policiales y expertos antibombas acudieron al lugar, informaron los bomberos locales.

La Howard University también recibió una amenaza el lunes en la madrugada, pero luego avisó que estaba todo bien, reportó la emisora WTOP.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Interviews with El Vocero Hispano: Wyoming Police Chief Kim Koster

 

Edith Reyes interviews the head of Public Safety of the city of Wyoming, Michigan, Kimberly Koster.

FOTO NOTICIAS